Sin duda alguna todos recordamos el inicio del parkour, Francia, en la ciudad de Lisses y Sarselle, a finales de los años 80s y principios de los 90s. Pero, realmente este es el origen de la adaptación humana a su entorno a través del movimiento?

Nuestra búsqueda de adaptabilidad al entorno se ha ido diluyendo a través del tiempo, ya que nuestro progreso en sociedad se ha enfocado en hacer nuestra existencia lo más cómoda y segura posible. Sin embargo, vemos todo el tiempo como nuestro cuerpo es capaz de adaptarse a cualquier obstáculo, escalones, rampas, árboles, patrones en el diseño del suelo, paredes, azoteas…

Alguna vez has tenido que bajar un balón de un árbol? Alguna vez te has brincado el cancel de tu casa porque olvidaste las llaves?

O tal vez algo tan simple como saltar un charco?

La adaptabilidad está en todos los seres vivos, pero nosotros somos los únicos capaces en elegir adaptarnos o dejar de hacerlo.  Creemos que para superar un obstáculo necesitamos de una preparación física, pero no es así, nos ayuda a poder adaptarnos mejor, pero la superación de un obstáculo consiste en confiar en que nuestro cuerpo encontrará la manera más eficiente de hacerlo.

“Cuando te enfrentas a un obstáculo, la respuesta de como superarlo ya está en ti”

-David Belle

Lo único que necesitamos para poder superar un obstáculo es confianza. La confianza no se gana practicando un movimiento varias veces, esto sin duda perfeccionará tu técnica, sin embargo no determinará si serás capaz o no de superar el obstáculo en una situación real.

Como ejemplo podemos imaginar un salto de precisión de 9 pies de distancia, a nivel de suelo podemos realizarlo sin ninguna dificultad, pero seremos capaces de realizarlo en altura? Saltando la misma distancia pero de un edificio a otro?

En una situación real debemos de tomar una decisión antes de superar cualquier obstáculo, que somos capaces de hacerlo.

La confianza es una decisión, confiar en que eres capaz de hacerlo, no en que lo has practicado.

Recordar nuestro origen es importante, porque poco a poco vamos olvidando nuestra esencia, el movimiento.

Recorrer el camino a la esencia es recordar nuestro origen, nuestra adaptabilidad natural al entorno.

Recorrer este camino pone a prueba nuestra “lógica social” acerca de que esta bien y que esta mal, pero debemos saber que la adaptación supera esos términos.

“Debemos dejar que nuestro cuerpo se adapte al obstáculo, no imponer nuestra técnica o estilo a él.”

-David Belle

Somos capaces de adaptarnos a cualquier obstáculo, pero lo hacemos?

El cambio es inevitable, nuestro movimiento no es el mismo que era hace 5, 10, o 100 años, ha tenido una evolución constante, sin embargo, se ha ido diluyendo esta búsqueda de nuestra esencia, vemos cada vez más que el estilo o la técnica se impone en el obstáculo.

Aprendemos y practicamos un movimiento o técnica no para su uso natural, sino para un uso ficticio, buscamos en el entorno la mejor ruta u obstáculo para realizar ese movimiento o técnica recién aprendida.

Esto genera un cambio en nuestra capacidad de adaptabilidad, nuestra mente se enfocará en esas rutas conocidas y poco a poco descartará otras posibles rutas más eficientes. Esto no significa que debamos dejar de practicar estas técnicas aprendidas en un uso ficticio, pero si debemos ser conscientes de que nuestro objetivo es el de recordar nuestro origen, nuestra esencia humana.

-Luis “Sid” García

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *